LA señorita de la Yaya por Jose Antonio Oropesa

November 17, 2018

LA señorita de la Yaya por Jose Antonio Oropesa

Titulo del libro: LA señorita de la Yaya

Autor: Jose Antonio Oropesa

Número de páginas: 93 páginas

Fecha de lanzamiento: November 11, 2017

Descargar Leer on-line

Jose Antonio Oropesa con LA señorita de la Yaya

LA señorita de la Yaya por Jose Antonio Oropesa fue vendido por EUR 5,14 cada copia. Contiene 93 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Prólogo
Desde hace muchos años una leyenda recorre los senderos de los alrededores de la finca La Yaya y por trillos y vericuetos se cuela entre los campesinos del lugar y hasta más allá donde las lomas de Najasa y la Sierra de San Martín dan un giro al paisaje del sureste camagüeyano.
En las tardes los hombres del campo cuentan a sus descendientes sobre el fantasma que ha fijado su residencia en el chalet de La Yaya, ese edificio de sólida construcción que impresiona por su mirador y que fuera la residencia de su dueña Celia Velasco Sarrá , conocida en estos predios por “La señorita de La Yaya”.
Según la leyenda, en las noches de luna llena una sombra sigilosa se desplaza por las diferentes dependencias abriendo y cerrando puertas, cuchicheando con voz jadeante palabras ininteligibles o simplemente observando con detenimiento los alrededores para luego ascender por la escalera que conduce al mirador. Recostada a la baranda, cuentan los testigos del tétrico acontecimiento, deja escapar un lamento profundo que se va desvaneciendo poco a poco por entre las redes del abandono que rodean la señorial mansión. Permanece allí largo rato para luego desaparecer entre la bruma de los tiempos. Cuentan también, y esto es muy cierto, que nadie ha podido permanecer viviendo en la casa porque el temor al fantasma paraliza la sangre.
Unos dicen que es el espíritu de un mambí muerto en la cercanía, otros que es el alma sin paz de un esclavo que fue azotado hasta morir, muchos afirman que se trata de “la señorita” que se niega a dejar la tierra que tanto amó.
La casa hoy está sola, sin un destino, abandonada a su suerte y a la acción del paso inclemente de los años. Las barandas hechas con maderas preciosas de los balcones han sucumbido. Los portales se desplomaron hace mucho tiempo. Su ruinosa escalera apenas si puede sostener el paso de una persona hacia la altura. Los bellos rosales que rodearon la propiedad han sido sustituidos por un cúmulo de desperdicios inimaginable.
En su interior no quedó nada, los muebles, los bellos cuadros que adornaban las paredes, muchos de ellos con fotografías de ejemplares de ganado de raza premiados en alguna feria, la vajilla y muchas cosas más tomaron un rumbo desconocido. Solo la torre se alza majestuosa, desafiante, esperando quizás como dejó escrito Pablo Palacios , el tenedor de libros con enigmáticas palabras: “…quizás sí con la continuación de los años tenga más suerte y llegue a ser lo que en realidad nosotros hubiéramos querido […] no lo veremos aunque todo cabe en lo posible”.
Hace algún tiempo un artículo aparecido en el periódico Adelante en el año 1988 bajo la firma del periodista Rolando Sarmiento Ricart titulado La “señorita” y la Yaya de hoy, cataloga de estrafalaria la casa principal de la finca y anuncia que muy pronto será sede de una Casa de Cultura y más adelante la declaración de Delfín Mesa , el entrevistado, asegura: “Si ella [la señorita] pudiera volar en su aeroplano seguro que se perdía, esto ha cambiado mucho, lo ha transformado la Revolución y nosotros mismos”
No solo la leyenda. En este lugar se firmó la tercera y última de las constituciones mambisas. En una casona colonial distante unos trescientos metros al este del chalet y que hoy es un museo, el 29 de octubre de 1897 se juró solemnemente la que pasaría a la historia de Cuba como la “Constitución de la Yaya” y se procedió a la elección del nuevo “Consejo de Gobierno que habría de presidir Bartolomé Masó.